Los Encantados – Entrevista con Ricardo Dávila

 

fotograma_los_encantadosIniciamos la sección que motivó el nacimiento de este rincón en castellano para el cine independiente con una entrevista al actor, director, guionista y productor Ricardo Dávila, con motivo de su reciente estreno de Los Encantados.

En esta pequeña joya coral y casi onírica, el equipo y la troupe de Ricardo nos ofrecen una alternativa refrescante a lo que parece ser la opción dominante, o única del cine en nuestro país.

 

Buenos días, Ricardo, y gracias por acceder a esta entrevista. En primer lugar, ¿puedes contarnos algo sobre el corazón de este proyecto?. ¿Quién es Ricardo Dávila, de dónde viene y a dónde quieres llegar con Los Encantados?

Buenos días Jose Luis y gracias por acercarte a la película. En cuanto a tu pregunta, puedo decirte que vengo de mi infancia, de mi padre, de mi madre, de mis hermanas y de los juegos que mi imaginación inventó en aquellos años. Puedo decir que mi conciencia se desarrolló en ese hogar de paz y libertad en la ciudad de Monterrey, México. En esa época encontré muy pronto mi vocación, siendo muy niño le dije a mi padre que quería ser artista; más tarde comencé con la música -porque me parecía y me sigue pareciendo la mejor manifestación del arte- y luego seguí por la literatura hasta llegar al cine.

Los Encantados es mi primera película y con ella inicio un camino que puede vislumbrarse un poco en su contenido; abraza muchos géneros y muchos temas: digamos que Los Encantados es una especie de trailer que contiene extractos de todas las películas que quiero hacer.

 

Lo primero que llama la atención de Los Encantados es su reparto coral y su más que aparente valor de producción. ¿Puedes contarnos algo de cómo nace el proyecto y como consigues levantarlo?

Fue un camino muy largo, que me exigió mucho sacrificio y del que ahora sólo recuerdo lo bueno. Todo lo demás lo dejé en el libro que publicamos con la película y algo puede verse también en el Documental. Quise dejar testimonio de todo, con la intención de inspirar y animar a otros; para decirles que las malas noticias no se materializan y que al final lo único que se salva y logra vivir, es lo bueno. Pero en resumen te podría decir que si pudimos llegar hasta el final es porque los ideales que sostenían el proyecto eran sólidos.

 

“si pudimos llegar hasta el final es porque los ideales que sostenían el proyecto eran sólidos.”

 

¿Y ese elenco? ¿Como se dirige tanto talento junto? Al menos por el material promocional da la sensación de estar viendo a una troupe bien integrada y con bastante bagaje juntos.

La mayoría nos conocemos hace tiempo, de hecho muchas escenas del guión nacieron de charlas espontáneas entre nosotros, por ejemplo lo de “¿Pero tú eres tonta o qué?”. Todavía en el rodaje seguíamos escribiendo el guión: La escena del Sr Brams y Casildo, por ejemplo, que fue la ultima que grabamos, se creó unos minutos antes de grabarla porque no me convencía la que estaba en el guión.

Además de la espontaneidad, nos basamos en dos pilares: sencillez y confianza.
Sencillez en el sentido de que no tuvimos charlas sobre los personajes ni sus emociones porque me pareció innecesario; sí que había que transmitir emociones, pero no hacía falta atrofiarlas con largas y estériles divagaciones. Y confianza porque siempre supe que la sola presencia de esos actores, su voces, sus gestos y ademanes, transportarían esas emociones intactas hasta el espectador consiguiendo que sea él el que se emocione, el que se pregunte, el que active su imaginación.

 

“”como actor, a veces te llenan la cabeza de instrucciones pero hasta que dan acción pasa mucho tiempo y cuando llega el momento de actuar ya se te olvidó todo porque entre medias te dijeron que te movieras para la derecha o que te acomodaras la chaqueta””

 

Y técnicamente puede que exista un apunte que casi siempre solía hacer:  ya con la
cámara grabando y listos para entrar en acción, les repetía en voz baja los detalles que buscábamos en la escena, lo hice así porque, como actor, a veces te llenan la cabeza de instrucciones pero hasta que dan acción pasa mucho tiempo y cuando llega el momento de actuar ya se te olvidó todo porque entre medias te dijeron que te movieras para la derecha o que te acomodaras la chaqueta, mil cosas… Así que yo, cuando la cámara ya estaba grabando, les recordaba todo y luego les decía acción, de tal manera que entrábamos a la escena concentrados en lo que necesitábamos sacar de ella.

poster_los_encantados

 

¿Puedes contarnos algo más a nivel técnico?. Contáis con una factura muy cuidada, y tanto la fotografía como el arte parecen haber jugado un papel fundamental. ¿Como habeis conseguido un buen acabado en estos niveles presupuestarios?

Creo que son muchas cosas las que, unidas, lograron ese acabado. Un porcentaje tiene que ver los rostros de las actrices y actores, la belleza cinematográfica que proyectan, que no tiene que ver con un atractivo físico, sino con la elegancia y la energía contenida.

La espontaneidad que mantuvimos durante el rodaje nos dio libertad para descubrir
muchas cosas mientras nos divertíamos trabajando y nos permitió incluir en la escena cualquier detalle que nos pareciera bueno: la luz que entra por una ventana, el misterio de una puerta entrecerrada, la sombra de un objeto, cualquier detalle que sirviera a la composición de la fotografía y el arte.

Luego el talento natural de 7 cuerdas, la elegancia que imprimen en todo, su buen gusto.

Por otro lado la altísima concentración de Jose Luis Morales, el sonidista. Yo, que suelo estar más cerca del sonido que de la cámara fui testigo de las proezas, físicas y mentales, que tuvo que hacer para captar cada detalle. Repetimos muchas tomas hasta que el sonido quedaba bien.

Luego siendo un poco más concienzudo, pero sin angustiarme mucho en análisis, porque insisto en que todo surgió más por la espontaneidad que había en el rodaje, creo que puede deberse nuevamente a la sencillez, que al igual que con los actores, fue un pilar importante. Cualquier propuesta que complicara el rodaje la desechábamos sin contemplación.

Creo haber encontrado que la sencillez, a diferencia del preciosismo técnico -que puede ser muy interesante pero no conmueve ni agita- sea una semilla de belleza. Así que a través de la sencillez puede que hayamos sembrado algo de belleza, y con ello la posibilidad de que brote ante los espectadores que estén abiertos a descubrirla, como en tu caso, que lograste verla y disfrutarla; y por supuesto la posibilidad también de que permanezca escondida para otros, porque la belleza, en un alto porcentaje depende de nuestros gustos y preferencias, e incluso de nuestro estado de ánimo.

 

Entonces sin recursos, sin apenas material, siendo solo seis personas en el equipo
técnico y esquivando cualquier tentación de preciosismo técnico, me parece que ha sido otra cosa la que nos condujo. Algo que tiene que ver más con el verdadero propósito del arte, que es el de sembrar.

 

“Así que a través de la sencillez puede que hayamos sembrado algo de belleza, y con ello la posibilidad de que brote ante los espectadores que estén abiertos a descubrirla”

 

Uno de los mayores problemas para este tipo de producciones, aparte de la financiación en sí, es la propia forma legal de la producción, altas y seguros, y sobre todo la propia distribución. Vosotros habéis optado por una estrategia bastante alternativa, obviando el resto de ventanas y recurriendo a vuestra propia web. ¿Qué nos puedes contar de ésto?

Bueno, para el marco jurídico y legal sí que soy preciosista y perfeccionista. Todo lo
técnico que no soy cuando juego en el arte lo soy aquí en exceso. Así que en el tema de seguros, altas, contratos, etc… lo dejamos todo bien atado.

Igualmente en la producción, como en el rodaje, tuvimos cuidado de no sobreproducir ni complicar el camino con cosas que parecen necesarias pero no lo son. De tal manera que íbamos atando todo con mucho cuidado y con mucha seguridad. Esto hizo posible que por ejemplo el equipo tuviera sus fechas de rodaje y sus billetes de tren un mes antes. No me gusta ni sé por qué subsiste la tradición de avisar a todo el mundo un día antes de todo, siempre con prisa y mal informados. Se puede hacer de otra manera. Nosotros lo hicimos así, para lo que me ayudaron Ángela Boj y su hermano Rodrigo que poseen la paciencia, la concentración y la exactitud de un reloj.

En cuanto a la creación de la plataforma web, lo que me guió hacia esa decisión fue mi deseo de acercar al público el resultado de nuestro trabajo. Siempre quise trazar una línea recta hacia la gente. Nada más. Una vez más use como premisa la sencillez: eso es lo que quiero, pues eso es lo que haré.

 

¿Nos compartes alguna anécdota del rodaje? ¿Y algo que hayas aprendido gracias a este rodaje?

Quedarme con un momento es difícil, la experiencia fue tan especial que fueron un
cúmulo de cosas. Me acuerdo mucho de las bromas, del lenguaje que inventamos, de lasrisas de todos. Muchas cosas. Recuerdo con especial cariño que no podía ensayar conEsther Acebo porque llorábamos. Decíamos una frase y se nos atragantaban las palabras.Nunca pudimos ensayar nuestra escena.

Es muy pronto para saber qué aprendí de ese rodaje, habrá que esperar… Pero lo que sí sé, y me di cuenta en el instante en que finalizó el rodaje, es que ha sido una experiencia que me acompañará el resto de mi vida, como uno de los mejores recuerdos de mi memoria.

 

¿Cual va a ser tu próximo proyecto?

Tengo 5 o 6 guiones en preparación pero he escogido una película, aún sin título, que
escribí junto a Ángela Boj, mi mujer y que dirigiremos juntos. A grandes rasgos puedo decirte que será una película de amor. Irá acompañado también de un libro que se llamará “La brújula equivocada”.

Intentaré acompañar cada película con un libro y con el tiempo ampliar el catálogo de mi plataforma web.

Podeis averiguar más sobre Los Encantados en su página web, disfrutar de un más que interesante documental aquí, y por supuesto, no dejéis de alquilarla, en exclusiva durante 3 meses aquí.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Renacido – Entrevista con César del Álamo – Parte de Cámara

Deja un comentario